El día de hoy será una fecha inolvidable para Julio Cesar Martínez Ramírez al lograr la primera lechada de su carrera deportiva. 

En apenas 2:23 horas logró alcanzar la victoria por la vía de los 9 ceros ante la nunca despreciable toletería de los Indios de Guantánamo.

Los del Guaso acudieron a Camagüey con su dios del momento “Pedro Pablo Revilla”, autor de 20 cuadrangulares y líder en solitario en este aspecto para toda la serie actual.

Pero a golpe de slider y un control mejorado (A pesar de los 3 boletos regalados), Julio Cesar repartió 6 ponches y espació 6 imparables orientales. En más de una ocasión estuvo en serios problemas en el box, pero la ayuda de los efectivos tiros a home de Luis González Azcuy y de Leonel Moa, este último, lo mejor del juego, sirvieron para acompañar una hermética defensa que respaldó al derecho agramontino. El disparo de Moa a la goma sirvió para sofocar el fuego cuando Guantánamo amenazaba con romper el celofán y tomar el mando pero Moa Jr. activó la mirilla telescópica y la dibujó de strike con una fuerza en el brazo que nunca antes, este que escribe, había logrado disfrutar.

Por los del Guaso, Enyer Fernández se presentó en tarde de gala. Solo permitió 3 hits, dos de ellos de Cristian Martínez, y un doble de Luis González Azcuy.

Pero no pudo evitar que con 3 imparables, los Toros anotaran par de veces por hit de Cristian y fly de sacrificio de Moa Jr.

En el 6to fue relevado Enyer por Frank Navarro que con rectas de 90 millas acudió ponchador y dominante para mantener a raya a los Toros.

Pero los 6 ponches de Julio Cesar y su excelente control con el rompimiento, fueron suficientes para rebajar aún más su PCL, alcanzar su 2do éxito en la campaña y desde ya, dejar claro que está listo para ocupar una posición de responsabilidad como abridor en los próximos retos para el equipo Camagüey.

Finalmente, Los Toros logran su victoria 28 y 4ta en línea, pero las victorias de Matanzas y Holguín no les permite avanzar en la tabla de posiciones. 

A falta de 13 juegos, solo queda ganar, ganar y ganar para intentar meterse en la fiesta de la postemporada. 

Mañana, Camagüey saldrá a intentar dar el último golpe de escoba a Los Indios para continuar aferrados a la esperanza y a las cuentas matemáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.