En la tarde de este jueves 18 de marzo, en conferencia de prensa en el Estadio Latinoamericano de La Habana, el Comisionado Nacional de Béisbol, Ernesto Reinoso, dio a conocer el manager y la nueva preselección de la que saldrá el equipo Cuba que participará en la III Copa del Caribe de Béisbol, a celebrarse en Willemstad, capital de Curazao, del 17 al 24 de abril próximo. 

Como toda preselección cubana, esta no ha estado fuera de la polémica. Ya está más que demostrado que en Cuba es muy difícil que todos podamos llegar a un acuerdo sobre la preselección, y muchos menos, el equipo ideal para cualquier evento en el que se convoque a nuestros peloteros. 

Y es que a pesar de lo mucho que se ha desangrado nuestro béisbol con la salida de muchas de sus figuras, los peloteros cubanos salen de solo patear una piedra como se dice cotidianamente.  

Si analizamos la intervención de Frangel Reynaldo en el último programa Bola Viva, el objetivo de esta preselección era “convocar y desarrollar atletas de interés para el nuevo ciclo”. Según sus propias palabras, la confirmación de República Dominicana, Panamá y Venezuela de asistir con buenos elencos cambio la idea de solo desarrollar atletas por la de “desarrollar y competir”.

Esto pudiera de inicio justificar la no presencia de consagrados peloteros como Cepeda, Samón y Ayala para darle paso a figuras más jóvenes. Según el comisionado Reinoso, esta no es la lista definitiva con miras al torneo clasificatorio de las Américas, que será de 60 peloteros y que además incluirá atletas que se desempeñan en ligas profesionales.

Lo primero que llamó la atención fue la designación del matancero Armando Ferrer como manager del conjunto nacional en sustitución del camagüeyano Miguel Borroto. Este nombramiento cayó como un cubo de agua fría para los agramontinos, pero en realidad se veía venir.  

Primeramente, la no clasificación de los Toros a los Play Off de la 60 Serie Nacional y el hecho de que Armando Ferrer lograra su segunda final consecutiva luego de coronarse campeón de la 59 Serie, son razones más que justificadas para nombrar a Ferrer como el timonel de este equipo.

En la receptoría fueron convocados: Iván Prieto González (GRA), Rafael Viñales Álvarez (LTU), Andrys Pérez García (MTZ) y Yosvani Alarcón Tardío (LTU). Llama la atención que Viñales fuera seleccionado como receptor cuando en realidad el titular de esa posición en Las Tunas es Alarcón y generalmente se movió entre la primera almohada y el bateador designado.

Los camagüeyanos nos quedamos con las ganas de ver a Luis Gómez, quien fuera uno de los diez participantes agramontinos al juego de las estrellas, en detrimento del matancero Andrys Pérez. Ambos con cualidades defensivas por encima de su bateo y todo parece indicar que la designación del manager matancero empujó la balanza hacia el receptor yumurino.

Los jugadores de cuadro convocados fueron: Lisbán Correa Sánchez (IND), Guillermo Avilés Difurnó (GRA), César Prieto Echevarría (CFG), Santiago Torres Baena (SCU), Yordan Manduley Escalona (HOL), Luis Vicente Mateo Terry (CFG), Dayán García Ortega (ART), Pavel Quesada Pedroso (CFG), Yadil Mujica Díaz (MTZ), Daniel Pérez Pérez (CFG) y Andrés Hernández Díaz (IND).

De este listado quizás se fue injusto con Humberto Bravo. El joven camarero camagüeyano fue el tercero de los bateadores en toda la campaña, aporto un total de 108 carreras (61 CA y 47 CI) para su equipo como primer bate, además de ser un excelente robador de bases.

Sus principales problemas están en la defensa y su poder al bate, y creo que su exclusión tiene algo que ver con que en estos momentos existen dos peloteros que son versiones mejoradas de Humberto Bravo en nuestro campeonato como son, el bateador derecho Santiago Torres, y el cienfueguero Cesar Prieto, quien además es bateador zurdo como él. 

Sin duda, Humberto Bravo tendrá que superar a estos dos atletas en todos los sentidos si quiere algún día formar parte de la preselección nacional.

Los jardineros llamados a la preselección fueron: Dennis Laza Spencer (MAY), Yasniel González Vega (MAY), Yoelkis Guibert Stevens (SCU), Roel Santos Martínez (GRA), Raico Santos Almeida (GRA), Yadir Drake Domínguez (MTZ) y Geyser Cepeda Lima (SSP)

Las principales opciones de Camagüey en los jardines estaban en Loidel Chapelli, Luis González Azcuy y Leonel Moas. Los tres con average por encima de 300 y una buena producción de carreras. A la defensa Azcuy y Moas son una garantía en los jardines y Chapelli puede mejorar en este aspecto pues juventud le sobra.  

En el caso de Chapelli el único motivo lógico que encuentro para dejarlo fuera es que este evento pudiera coincidir con su contrato pendiente en Panamá y la comisión decidiera no romper este acuerdo. De no ser así creo fue un error de la comisión privar a este atleta en total accenso de esta preparación.    

Azcuy luego de ser parte del derby de jonrones en el último juego de las estrellas y demostrar que tiene poder pudimos pensar que tendría opciones y en el caso de Moas creo que no cabe por encima de los seleccionados. En los tres casos, la caída en el rendimiento al final de la campaña también pudo ser un motivo a tener en cuenta para su no inclusión.

En el área de los lanzadores están: Lázaro Blanco Matos (GRA), Carlos Juan Viera Álvarez (LTU), Yoanni Yera Montalvo (MTZ), Frank Madan Montejo (CMG), Pablo Luis Guillén Díaz (VCL), Bryan Chi Montoya (IND), Carlos Font Mustelier (SCU), Yunior Tur Pozo (SCU), Renner Rivero Estrada (MTZ), Marlon Vega Travieso (MAY), Dariel Fernández Baz (PRI), Frank Abel Álvarez Díaz (PRI), Naykel Cruz Saldívar (MTZ) y Yankiel Mauri Gutiérrez (SSP).

En esta área está seleccionado Frank Madan, el único pelotero agramontino llamado a esta preselección. De Madan no tenemos nada que agregar, fue el mejor pícher del torneo y su lugar en la lista de los convocados está más que justificado.  

El serpentinero camagüeyano que podemos decir tiene condiciones para estar en esa lista y no fue incluido es Yosimar Cousin, sus números no fueron buenos este año, pero sabemos que tiene calidad. Al igual que Chapellí su contrato en Panamá pudo ser el motivo de no ser llamado.

En el caso de Yosimar no podemos decir que fue una injusticia, no se vio sólido en varias salidas este año, su velocidad tampoco fue la misma que mostró series atrás, y aunque a favor de él podemos decir que en ocasiones fue dejado mucho tiempo en el box, también hay que señalar que la mayor parte de la responsabilidad recae sobre el propio lanzador agramontino.  

A modo general creo que no se fue del todo justo con algunos peloteros de nuestra provincia, no voy a criticar a Ferrer por llevar a sus peloteros, si fuese este el caso, ya que esto tiene toda la lógica del mundo cuando hay paridad. Lo que sí quedó demostrado es que a los Toros, en esta ocasión, no se les benefició ni un poquito.

Un comentario en «¿Injusticia con los Toros en la preselección cubana?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.