La selección cubana de béisbol, mientras preparaba las maletas para regresar a casa, hizo la cruz frente al conjunto colombiano al que derrotó con marcador final de dieciséis (16) carreras por tres (3).

Con este triunfo por la vía del nocaut en tan solo siete (7) entradas se despide el equipo cubano de la competición pues las dos (2) derrotas por la mínima frente a los conjuntos de Venezuela y Canadá dejaron sin opciones a los nuestros de continuar con vida dentro del certamen.

El equipo se soltó a batear desaforadamente llegando a conectar dieciocho (18) inatrapables que incluyeron cuadrangulares de Erisbel Arruebarrena y Raico Santos. Este último demostró que merece la titularidad por su disposición y aporte a la causa nacional.

La vacante dejada por Alfredo Despaigne no fue aprovechada por Lisban Correa que vio como sus prestaciones después de aquel enorme cuadrangular saliendo de emergente cayeron en un dique seco. No obstante hasta la tanda baja de la alineación aprovechó a los maltrechos serpentineros cafetaleros.

Se regresa a casa con una sensación bien amarga y sin haber cumplido el objetivo. No clasificar al menos como segundo del grupo nos privó del pasaje a Tokio que estaba en juego en dicho evento. Hasta con un decoroso tercer lugar hubiésemos tenido la posibilidad de disputar un último certamen en México en busca del boleto a la cita estival.

¡Cuánto por analizar para aprender de los errores y encaminar la nave del béisbol por los senderos del éxito!, pero esos temas los dejamos para un próximo artículo.

CUBA  16 – 18 – 0

COLOMBIA  3 – 8 – 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.