Oscar Dionisio Romero Albert, nació el 8 de noviembre de 1947 en la ciudad de Santa Clara, Villa Clara. A la edad de 5 años se traslada con sus padres y familiares a Camagüey donde reside hasta hoy.

Comenzó a practicar béisbol en los equipos infantiles creados en las calles de San Rafael y Vázquez a la edad de 6 años. Sus primeras posiciones fueron defendiendo la primera base y los jardines.

Se inicia como lanzador en los campeonatos organizados intersecundarias básicas urbanas en los años 1963 y 1964. Por su destacada actuación en estos eventos en la categoría 15-16 años, resulta seleccionado para integrar el equipo de Camagüey a los I Juegos Escolares Nacionales. En este evento desarrollado en el estadio Paquito Espinosa, de la ciudad de Morón, protagonizó una extraordinaria hazaña al propinar dos juegos de no hit no run.

Durante 1964 y 1965 participa activamente en los torneos provinciales juveniles, en los que defendió los colores del Seccional 6 y el colectivo de Ferroviarios de la ciudad de Camagüey. 

Nuevamente una brillante actuación lo llevan a representar a Camagüey en la V y VI Series Nacionales Juveniles en 1964 y 1965, en las que sobresalió, para de hecho integrar la nómina del equipo Cuba juvenil al torneo previsto para la ciudad de Montreal, Canadá, en 1964.

Debuta en las Series Nacionales el 8 de noviembre de 1965 con el equipo de Granjeros dirigido por Juan “Coco” Gómez. Su primer desafío lo lanzó el mismo día en el que cumplió los 18 años, y para su fortuna archiva la primera victoria a expensas del conjunto de Oriente, 5 carreras por 3.

Se caracterizó por dominar un amplio repertorio de lanzamientos en los que se incluían una aceptable recta o bola rápida, una curva pronunciada, un buen cambio de velocidad, la screwball y la slider que situaba con precisión en las esquinas del home y a la altura de las rodillas.

En la VIII Serie Nacional de Béisbol en 1969 con Granjeros, resultó líder en juegos iniciados con 25 en unión de Santiago Changa Mederos y Emilio Salgado. Además, en la IX Serie Nacional de Béisbol de 1970 con el combativo Granjeros obtiene el trofeo de juegos lanzados con 28 y en la XIII Serie Nacional de Béisbol de 1974, nuevamente con la franela de los Granjeros se adjudica el mayor pergamino de los encuentros iniciados con 25, distinción esta compartida con el oriental Orlando Figueredo.

En la Serie Especial de los 10 Millones de 1970 en la que se jugaron 87 partidos, con el equipo de Camagüey resulta líder absoluto de juegos ganados con 13.

Tiene el honor de haber propinado el juego de no hit no run número 18 en clásicos nacionales en el majestuoso Estadio Latinoamericano, cuando el 4 de mayo de 1975 en la I Serie Selectiva y desde el box del equipo Camagüeyanos, dejó en blanco las casillas de los incogibles y las anotaciones de uno de los equipos élites de la pelota cubana, los Industriales, en el que alinearon los reconocidos bateadores Rey Vicente Anglada, Ramón Luna, Arturo Linares, Julián Villar, Raúl Reyes, Gerardo Egues, Carlos Cepero y Florentino González.

Su actuación durante 17 Series Nacionales lo avalan como uno de los más sobresalientes serpentineros que integran el selecto grupo de ganar más de 100 juegos. En total archivó 125 victorias y 114 derrotas. Los triunfos registrados lo ubican en el lugar 45 nacionalmente empatado con otros 3 serpentineros.

Entre sus triunfos locales destaca por haber sido parte del equipo Ganaderos campeón de la XV Serie Nacional en 1976 y además, por su aporte entre los lanzadores que conquistó el campeonato en la III Serie Selectiva de 1977 con el equipo Camagüeyanos.

Oscar Romero lanzó en 400 partidos, de los cuales inició 256, completó 91 y relevó en 144, su promedio de ganados y perdidos fue de 523. Propinó 25 lechadas y participó con otros lanzadores en 10 blanqueadas a múltiples manos, intervino en diez juegos salvados.

En 1,948 innings y un tercio de actuación se enfrentó a 8,099 bateadores de manera oficial, que le conectaron 1,604 hits, 217 tubeyes, 50 triples y 59 cuadrangulares para un bajo promedio ofensivo de los contrarios de 224.

Permitió 700 carreras, de ellas 516 limpias, para un magnífico promedio de efectividad de 2.38. Ponchó a 1,008 rivales, otorgó 746 bases por bolas y 82 intencionales. Soportó 79 sacrificios hits y 32 sacrificios fly. Propinó 69 pelotazos, cometió 8 balks, 107 wild pitches y 3 interferencias u obstrucción, departamento este último negativo.

Representó a Cuba en 16 torneos o eventos internacionales que tienen su origen en el año 1964, al vestir el uniforme tricolor del equipo nacional juvenil. En 1966 interviene en la serie internacional amistosa celebrada en Aruba; en 1969, en la serie por invitación efectuada en Corea del Norte, en la que también funge como entrenador, en 1970 contribuye al triunfo de la novena cubana en los Juegos Universitarios de Turín, Italia. Este mismo año integra el colectivo criollo al Campeonato Mundial jugado en las ciudades de Cartagena y Barranquilla, Colombia.

En 1971 nuevamente defiende el pabellón cubano en el Primer Campeonato Mundial previsto para Ciudad de La Habana. En este propio año viaja con el equipo Cuba a la Primera Serie del Caribe, programada para San Juan, Puerto Rico, en la que se agenció el galardón dorado del lanzador más destacado. También interviene en los VI Juegos Panamericanos en Cali, Colombia.

En 1972 asiste a la Primera Serie de la Amistad fijada para República Dominicana y este mismo año a la Serie Mundial de Managua, Nicaragua e interviene en la II Serie del Caribe en la capital cubana.

En el año 1973 defiende el montículo antillano en la Serie Amistosa de Aruba y Curazao y la Copa de Harlem en Holanda.

En los años 1975, 1976 y 1977 visita las ciudades de México y Cartagena en Colombia, para defender la hegemonía cubana en los Juegos Panamericanos, el XXIV Campeonato Mundial y la Serie Amistosa con reconocidos peloteros de equipos profesionales mexicanos.

En todos estos certámenes acumuló un total de 15 victorias con una sola derrota frente a Puerto Rico en la Primera Serie del Caribe.

En 1983 en el Estadio Latinoamericano con la presencia de una numerosa y entusiasta afición le dice adiós a los diamantes de juego en unión de otra gloria de nuestro pasatiempo nacional, el destacado jardinero camagüeyano, Sandalio Hernández Suárez.

Después de su retiro ha colaborado internacionalmente en países como la República de Nicaragua, con la que viajó a la Copa Intercontinental en Ciudad de La Habana en 1987 y a los Juegos Deportivos Panamericanos de Indianápolis, Estados Unidos en 1987. También prestó sus servicios en Japón, Italia y Colombia, en la ciudad de Barranquilla en la que participa en los campeonatos nacionales de las diferentes categorías. 

A Oscar Romero le fue entregada la condición de Hijo Ilustre de la provincia de Camagüey y además es una de las Gloria deportiva del Béisbol en Cuba.

Títulos

Campeonatos Mundiales

Medalla de Oro 1971 La Habana

Medalla de Oro 1972 Managua

Medalla de Oro 1976 Colombia

Juegos Panamericanos

Medalla de Oro 1971 Cali

Medalla de Oro 1975 Mexico City

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.