Felipe Nery Sarduy Carrillo, nació el 26 de mayo de 1944 en Stewart (Central Venezuela) en la provincia de Camagüey (actualmente Ciego de Ávila). Comenzó como jugador de béisbol a la edad de 10 años representando a su Escuela Primaria José Martí en torneos escolares que se desarrollaban a nivel municipal.

A pesar de contar con habilidades naturales los directivos de ese equipo no contaban mucho con él pues decían que era muy pequeño de estatura. Todo eso cambió el día que conectó un triple con las bases llenas para decidir un juego importante. A partir de aquel momento se ganó el puesto como regular en todos los torneos y campeonatos que se organizaban a nivel de escuelas y municipios.

En 1964, con tan solo 16 años, participa en eventos de primera categoría a nivel municipal y regional, ese mismo año hace su debut en Series Nacionales con el equipo Orientales, con el cual alcanza la condición de Novato del año de la III Serie Nacional.

En mayo de 1964, cuando cumple el Servicio Militar General, integra el equipo de las FAR de primera categoría. Prosigue su actuación en el béisbol en la unidad militar de transporte de la localidad de Zapatero entre 1965 y 1966, en la entonces provincia de Las Villas.

Sarduy fue un pelotero que se destacó por tener un magnífico tacto, ser un chocador de bolas natural y por su rapidez en el corrido de bases. También podía batear con potencia y a la defensa era un verdadero cerrojo, tanto en los jardines como en la inicial.

En las 21 Series Nacionales y las 9 Series Selectivas en las que intervino, acumuló impresionantes cifras que se enmarcan en las 7 084 comparecencias al rectángulo de bateo, de las cuales 6 109 fueron con carácter oficial, los 1 664 hits conectados; las 825 carreras anotadas, las 685 impulsadas, los 221 tubeyes, los 46 triples y los 97 cuadrangulares.

Robó 91 bases y fue sorprendido en 88 ocasiones, intervino en 68 sacrificios hit y 47 sacrificios fly, recibió 40 dedball, 819 bases por bolas y 112 intencionales, lo poncharon en 594 veces, bateó en 70 oportunidades para doble play y se embasó por interferencia en una ocasión.

Recorrió un total de 2 268 bases para un slugging de 371 y registró un promedio general ofensivo de 272 con bate de madera durante 15 años y 6 con aluminio.

Desde el punto de vista defensivo participó en 1 644 juegos y 13 604 un tercio de innings de actuación (lo ubican en el decimoséptimo lugar en el país); facturó 13 065 outs (el séptimo mejor registro de la historia). Realizó 13 834 lances y cometió 165 marfiladas para un average defensivo de por vida de 988. Además, intervino en 835 jugadas de doble matanza y en dos triples play.

Felipe Sarduy fue uno de los 28 Ganaderos que se coronó campeón de la XV Serie Nacional en 1976. Su aporte a la ofensiva y la seguridad que tanto él como Cuesta dieron en las esquinas a la defensiva, fueron factores claves para el triunfo del equipo agramontino.

Participó en 9 eventos de categoría internacional, entre los que se incluyen los históricos X Juegos Centroamericanos y del Caribe en San Juan, Puerto Rico en 1966; los V Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá en 1967, los Topes Amistosos con el equipo menores de 23 años, en México, 1967 e Italia, 1968; Tope Amistoso con el equipo menores de 23 años en México, 1968, XVII Campeonato Mundial en Quisqueya, República Dominicana, 1969, los XI Juegos Centroamericanos y del Caribe en Panamá, 1970, el XVIII Campeonato Mundial en Colombia, 1970 y Primeros Juegos Universitarios Centroamericanos en Cuba, 1972.

El 13 de noviembre de 1984, en encuentro celebrado en el Estadio Cándido González entre los equipos de Camagüey y Vegueros dice adiós al béisbol activo.

Ese mismo año se incorpora a la dirección del equipo Camagüey como asistente y entrenador de bateo de la selección agramontina. En 1990 es nombrado como director del equipo Camagüey, responsabilidad que ha asumido en siete (7) Series Nacionales (1990 – 1994, 1995 – 1997 y 2012).

Brindó ayuda técnica a peloteros y conjuntos de Italia en los años 1993, 1994 y en el 2005, en las que sobresalen su actuación como director de la novena Pirati de Rímini, el que se proclamó subcampeón nacional y titular de la Copa de Europa en 1994 y en la preparación integral de los equipos de las categorías de 11, 14 y menores de 21 años, así como con el equipo de adultos de la región de Ponzano, provincia del Forlí.

Se desempeñó como Presidente de la Comisión de Atención a Atletas Veteranos Retirados y en Activos del Deporte en el territorio camagüeyano desde el 2003 hasta el 2007 y como Comisionado Provincial de Béisbol. En 2008 fue declarado hijo ilustre del Municipio de Venezuela.

Records y liderazgos en series nacionales

En la IV Serie Nacional de 1965, recibió 4 bases por bolas en un enfrentamiento entre los equipos Granjeros y Oriente. Este récord lo rompió en la VII Serie Nacional de 1969 cuando recibió 5 bases por bolas en un encuentro celebrado entre Granjeros e Industriales, que se extendió a 15 entradas.

En la V Serie Nacional de 1966, iguala el récord de 2 triples en un juego (este récord duró 21 años) en un partido escenificado entre los colectivos de Orientales y Occidentales. Ese mismo año acaparó el liderazgo de bases por bolas intencionales recibidas con 14.

En la VI Serie Nacional de 1967, con Granjeros, se alza con el liderazgo de dobles conectados con 14, lo que constituyó un récord para la época. También se agenció ese año la placa de bases por bolas recibidas con 85.

En la VII Serie Nacional de 1968, con el conjunto de Granjeros, se alza con el pergamino de mayor jonronero al despachar fuera de los límites del terreno 13 pelotas, convirtiéndose en el primer pelotero cubano en romper la barrera de los 10 jonrones en una Serie Nacional.

Estableció una marca individual de más juegos consecutivos bateando de hit, cuando en la VIII Serie Nacional con el equipo Granjeros llegó a la cifra de 29. Este llamativo registro estuvo vigente durante 17 años hasta que en la XXV Serie Nacional, el destacado antesalista de los Industriales, Lázaro Vargas, acumuló 31 partidos conectando inatrapables. El récord actual está en manos del cienfueguero, Cesar Prieto, quien conectó de hit de forma consecutiva en 45 juegos en la LX Serie Nacional.

En la XI Serie Nacional, nuevamente con Granjeros, se adjudicó el máximo trofeo de los biangulares con 16.

Desde la XI Serie Nacional, mantuvo un impresionante récord de 642 lances sin cometer errores en la primera base, que fue roto en la XXIII Serie Nacional, por el inicialista Eduardo Leal con 678. Tiene además el alto honor de ser el primer jugador cubano en arribar a las 20 Series Nacionales jugadas consecutivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.