Con un comienzo bien frío a su llegada a Italia, Humberto Bravo Jr. (HB7), ahora devenido HB1, fue tomando calor en la gélida península  y a golpe de buen juego y ascendente rendimiento, contribuyó significativamente a que su equipo ROVIGO (ROV) se colara en los Play Off de la Serie A de la liga italiana de béisbol.

Muy bien estuvo el primer bate camagüeyano que en este nuevo capítulo de su carrera deportiva ha alternado entre la segunda base y el campo corto.

El siempre exigente pelotero de los Toros de Camagüey, fue creciendo en la medida que avanzaba la competencia, muy bien asesorado por sus entrenadores en Camagüey Luciano Mesa y José Ignacio Ruiz, fue haciendo sus deberes y el resultado no pudo ser mejor.

Además de terminar como el máximo robador de bases en la liga (23), también participó en la totalidad de juegos de su equipo (34) y estuvo entre los primeros en veces al bate del torneo. Pero su mejor rendimiento estuvo relacionado directamente con su equipo, el cual tuvo una segunda etapa trepidante y logró ascender al primer lugar del grupo clasificatorio para pasar de manera directa a los eventos de postemporada.

HB7 o HB1, como usted decida llamarlo, alcanzó el más alto promedio ofensivo de su escuadra con average de (.360). También llevó la batuta en las carreras anotadas con más (35) y conectó la mayor cantidad de imparables con (49). En el apartado de los dobles terminó en como segundo con (8). Su equipo solo conectó 6 cuadrangulares y ninguno fue a su cuenta, pero de los 8 triples que se apuntaron los del Rovigo, (3) fueron facturados por las rápidas piernas del camagüeyano. De esa manera, también fue el máximo exponente en ese aspecto de juego.

También fue el líder en el total de bases recorridas y segundo en carreras producidas con 70 quedándose a solo 1 de diferencia del líder absoluto del equipo, a su vez el hombre de más poder en la alineación del conjunto.

A pesar de no ser un hombre de grandes batazos, logró alcanzar la segunda mejor marca de Slugging en un equipo que se caracterizó por el bateo de contacto y la velocidad en función de la ofensiva, pero al ser el mejor en promedio de embasado (OBP) con un excelente (.457), a la hora de compilar los números para sacar el bateador más integral por el índice de OPS, el lauro se lo llevó Humberto Bravo Jr. con la misma celeridad con la que se robó las bases para adueñarse de la febril admiración del público italiano local.

Recibió además 21 bases por bolas y fue golpeado en 4 ocasiones, y eso, sumado a su friolera de hits, disparó su OBP.

Como aspecto negativo, fue retirado por la vía de los strikes en 14 ocasiones.

Sin dudas, una brillante actuación para la primera temporada del segunda base camagüeyano en tierras itálicas que lo ha conducido a las puertas de la discusión de las medallas y el anhelado “escudetto” para un novato como él que se estrena por la puerta ancha.

Seguiremos al tanto de sus actuaciones para llevarles a ustedes cada destello de la joven figura de nuestra sempiterna Comarca de los Toros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.