La Dominican Summer League es una liga menor de béisbol con sede en República Dominicana. Creada en 1985, está clasificada en el nivel de Novato (Rookie), el nivel más elemental en el sistema de granjas de cada organización. Cada equipo está afiliado a una franquicia de Grandes Ligas, lo que permite el desarrollo de los jugadores antes de que alcancen el nivel más alto.

Esta liga tiene una temporada regular de más de 50 partidos dividida entre finales de mayo y finales de agosto. Los equipos se dividen en 6 divisiones: Norte, Sur, Noreste, Noroeste, Ciudad, San Pedro.

Clasifican 8 equipos para los play-offs: el ganador de cada una de las 6 divisiones y 2 wild cards otorgadas a los equipos con mejor porcentaje de ganados y perdidos que no pudieron dominar sus divisiones. La etapa de los play offs comenzará el próximo 25 de agosto.

Muchos jóvenes talentos cubanos son enviados a esta liga posterior a su firma con alguna de las organizaciones de Grandes Ligas y entre los peloteros más destacados que ocupa cintillos en dicha competición se encuentra el camagüeyano Loidel Chapellí Jr. que ha brillado con luz propia a lo largo de toda la temporada.

Después de lograr firmar por la organización de los Medias Blancas (White Sox) y recibir un bono de 500,000 USD, el pimentoso pelotero fue enviado al nivel más elemental del sistema de granjas.

Su equipo, DSL White Sox, se ubica en la división de San Pedro conjuntamente con otras 8 selecciones. A falta de tan solo 7 juegos para el término de la etapa regular ocupan el cuarto lugar con balance de 27 victorias y 24 derrotas, alejados a 6 juegos de la posición cimera, por lo que se torna bien difícil que podamos ver a Chapellí Jr. jugando la postemporada.

De todas maneras la contienda del agramontino ha sido más que meritoria, colocando números que lo avalan para recibir el llamado a incorporarse a una instancia superior. No sería para nada descabellado verlo en la próxima temporada vistiendo el uniforme de los Kannapolis Cannon Ballers (A) o los Winston-Salem Dash (A-Avanzada) y a base de buenas actuaciones seguir escalando la pirámide hasta llegar a cumplir el anhelado sueño de jugar en el mejor béisbol del mundo (MLB).

Para llegar a tener una verdadera visión de la campaña del camagüeyano podemos mencionar que tomando las estadísticas de todos los jugadores del torneo es el MEJOR en slugging (.691) y OPS (1.158), tercero en average (.367) y séptimo en OBP (.467). Ha conectado 22 extrabases, de ellos 7 dobles, 7 triples y 8 cuadrangulares, ha negociado 25 bases por bolas y se ha tomado 20 chocolates, su producción de carreras es de 67 (38 CA – 29 CI) y se ha estafado 10 bases. Todo este performance en 42 salidas al terreno.

Una cosa muy curiosa es que defensivamente se ha desempeñado como segunda base (2B), una posición atípica para él, pues desde las categorías infantiles se le veía defendiendo la inicial y después probó fortuna en los jardines. También es extraño verlo lucir el número 12 en su espalda en detrimento del 95 que aún tenemos impregnado en la retina y con el cual lo asociamos de manera inevitable.

De seguir este vertiginoso paso pronto lo veremos establecerse en tierras norteñas haciendo soñar a sus seguidores de la tierra de los tinajones y de toda Cuba de que la meta de llegar a la Gran Carpa se puede convertir en realidad.

Desde acá ponemos toda la buena vibra para que siga cosechando éxitos y ponga bien en alto la calidad del beisbolista cubano.

3 comentarios en «Loidel Chapellí Jr. y la Liga Dominicana de Verano»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.