Este fin de semana terminó con división de honores para los muchachos del sub-23 en este 7mo mini torneo Nacional de Béisbol, en el cual los de la piña se llevaron el premio a primera hora cuando Kevin Soto en premeditada venganza limitó a un solo imparable a la batería Camagüeyana. De esa manera, los guiados por Dany Miranda lograban sonreír 8-1 en un juego donde además, los Toretes cometieron un error y de esta manera a ritmo de “unos” (1) se fueron tristes a tratar de emparejar el domingo.
Llegado el día del juego final, los de Marino Luis aplicaron aquello de “dónde hay desquite no hay agravio” y devolvieron el mismo juego de números a los avileños para de esa manera ganar 4-1 llevándose el enfrentamiento particular entre ambos con 3 victorias por 2 derrotas. Los Tigres hicieron una carrera, conectaron un imparable y cometieron un error. Rara coincidencia que ningún otro deporte como el béisbol para que estas peculiares situaciones ocurran.
Campeonato este que no sólo  quedará para la historia por corto, también por la cantidad de partidos de baja ofensiva con juegos de 1 solo hit por los derrotados y a veces hasta por los vencedores.
Pero en el día de hoy el primer bate de los nuestros decidió quitarse ese número de arriba y compiló 3 cañonazos de los 7 sencillos que logró el elenco agramontino.
Otro que se vengó y con gusto fue el serpentinero Fernando Ramos que no había podido hacerse justicia en dos ocasiones y en su primera salida había sido bateado por los avileños. Así que decidió tomar desquite y casi deja pintado de blanco a los Tigres avileños. Aunque cabe destacar que la victoria se la llevó Alejandro León en rol de relevo, lanzando tres (3) inmaculadas entradas y colocando su tercera (3) raya en el casillero de las victorias para ser colíder del campeonato en este importante renglón del juego.
De esta manera, el grupo C sigue liderado por Las Tunas que a falta de 5 juegos para el final parecen ser los clasificados directos, conservando 2 juegos de ventaja sobre Tigres y 3 sobre Toros y Gallos.
Precisamente, estos dos últimos equipos se estarán viendo las caras entre martes y jueves, en partidos que se desarrollarán en la capital espirituana y en la cual, el equipo decepción del campeonato, Los Gallos, intentarán desesperadamente lograr una barrida que los ubique en la primera posición como único boleto a la postemporada. Algo que se vislumbra bastante complejo y difícil.
Por su parte, Marino Luis seguirá mirando a sus toros desde la barrera y analizando cada detalle para el 8vo campeonato Nacional en abril de 2023.
Por ahora solo queda disfrutar con buena vibra de los 5 juegos en los que nuestros jóvenes atletas buscarán ser mejores, pues recuerde que algunas veces se gana… y otras veces se aprende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.