Foja de 2-1 ante los Tigres avileños en encarnizado y exigente encuentro que estuvo reñido desde sus inicios.

Dos veces remontando para rematar en extra innings y dejar al campo a los rivales fue la mejor manera de comenzar el torneo para los jóvenes Toros.

Apoyados en el pitcheo, se pudo apreciar como este equipo de Camagüey lo aprovechó todo para hacer 5 carreras en tres juegos y de manera controversial, llevarse el gato al agua en par de ellos a pesar de haber permitido 7 carreras en total. Así es la vida y así de complicada también es La Pelota.

En el primer juego de la VII Serie Nacional Sub 23 que se celebró entre los equipos de los Tigres avileños y los Toros de Camagüey, se presentó un decoroso duelo de lanzadores que terminó en extra inning.

Los abridores Kevin Soto y Carlos Alberto Pedroso, se presentaron en excelente forma y cada uno de ellos haciendo uso de sus principales armas.

El avileño Soto con toda su experiencia en Series nacionales de mayores, apeló a su recta rápida muy bien combinada con un afilado rompimiento que colocó a antojo en las esquinas más difíciles de conectar y de esa manera tuvo en un puño a la batería de los Toretes sobre todo retirando a los 6 primeros bateadores a los cuales enfrentó.

Solo permitió una carrera en la 3ra entrada cuando Camagüey combinó par de sencillos con jugada de robo de base incluida que sirvió para empatar el juego después que Ciego hubiera inaugurado el marcador anotándole una carrera sucia al serpentinero Carlos Alberto Pedroso, esta carrera sucia a la cuenta del error cometido por el antesalista local Damián Contreras.

Fue esta la primera remontada en la cual la victoria llegó 2 carreras por 1 en regla IBAF, 8va entrada, en una jugada muy polémica, en la cual marino Luis indicó el sacrificio a uno de sus mejores hombres ofensivos: Cristian Martínez, pero en segundos, el timonel cespedeño dejó claras cuales son sus intenciones en esta VII serie y en un abrir y cerrar de ojos cambió las señas para que Cristian ejecutara una jugada de bateo y corrido que aunque no fue perfecta, si dio la posibilidad del error avileño y de esa manera la carrera de la victoria para Camagüey.

El triunfo estuvo a cargo del relevista Alejandro León que cerró a todo tren.

El miércoles, en la segunda jornada, los tigres avileños solo conectaron 4 imparables, pero fueron suficientes para combinarlos con 3 errores muy costosos de la defensa agramontina y de esa manera facturar las 4 carreras del triunfo que fueron excesivas, porque solo hubiera bastado una, teniendo en cuenta que el siniestro Yadier Batista no sólo pintaría de blanco a los de casa, sino que también se daría el lujo de propinar un juego de No hit, y No run. Solo un par de toretes llegaron al primer cojín por base por bolas y por pelotazo. Fue un día histórico y de fiesta para la provincia de la piña, que de esa manera igualaba las acciones en patio ajeno y con un golpe de verdadera autoridad. Salía derrotado el 2do abridor por los nuestros: Fernando Ramos, pero en honor a la verdad, solo le hicieron una carrera limpia, que fue lapidaria.

Para el juego del jueves, Marino Luis movió sus cartas e hizo cambios en la alineación, pasando al primer turno a Noel Montero, y dándole mas responsabilidad a Cristian en el tercer apartado, lugar de privilegio para el mejor bateador del elenco. Le dio algo de tranquilidad a Fernando Raimundo, bajándole al sexto apartamento. Y le dio hogar a dos nuevos jóvenes inquilinos: David Álvarez en tercera base por Damián Contreras y Dayron Salazar se convirtió en el nuevo Designado. Desde ya dejando por lo claro el mentor de Los Toros, que “la batería que gana se mantiene, pero lo que pierde se cambia”.

Los Tigres venían envalentonados gracias a la doble blanqueada del día anterior e impetuosamente marcaron par de carreras, pero los Toros heridos en su amor propio, aplicaron aquello de “no van lejos los de adelante si los de atrás corren bien” y lograron empatar el juego para finalmente, en otra final de “foto finish”, llevarse el triunfo en regla IBAF y dejando tendidos a los desconsolados tigres que veían cómo por segunda vez, se iban “quedándose dados”.

Destaque especial para la ofensiva que, aunque fue improductiva, se mostró abundante por primera vez al conectar 10 imparables, incluyendo doble de Liván Fajardo, y 3 imparables del receptor Ugalde. Otros destacados fueron Noel Montero con par de cañonazos y el principiante Dayron Salazar con 1 hit en par de turnos, de la misma manera que lo hizo el torpedero Leonardo Casado.  Llamó mucho la atención que Cristian Martínez como tercer madero no se haya sumado a la fiesta.

Alexander Infante aún tiene mucho que mostrar como entrenador de pitcheo y no nos sorprende que el cuerpo de lanzadores se haya mostrado tan efectivo de la mano del excelente técnico.

Después de la inefectiva apertura de Luis Mario Macías, el relevista Yonimiller Mendoza, se hizo cargo del asunto en 4.1 entradas, permitiendo solo par de incogibles, y regalando 5 ponchetes sin permitir libertades por boletos. Una agradable noticia para los parciales agramontinos. Sin embargo, así de veleidoso es el béisbol, que, a pesar del excelente trabajo de Mendoza, la victoria se la robó una vez más con excelente relevo el derecho Alejandro león para apuntarse su segundo triunfo y encabezar este apartado en el inicio de la joven contienda en la cual Camagüey y Las Tunas están empatados en el primer lugar del grupo a raíz de la sorprendente mala arrancada de los favoritos gallos espirituanos que estuvieron a punto de ser barridos por los leñadores.

Precisamente serán los gallos los próximos rivales en patio de Toros durante sábado y domingo. Una difícil tarea para los locales ante un equipo llamado a ser medallista en este torneo. Pero ya veremos qué dice el terreno …por ahora, solo queda la invitación para encontrarnos este fin de semana en LA COMARCA DE LOS TOROS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.