En el día de hoy se volvió a encender la llama del beisbol en los predios Camagüeyanos. Apagada por estos días de inactividad en los que algunos aún nos lamentamos por la no clasificación de los Toros de la Llanura.

En el asador quedó el tema, días atrás, de la posible salida del mentor Miguel Borroto del puente de mando agramontino. Algunos, los menos, hasta han lanzado al aire, nombres de  probables candidatos .Otros, hemos estado exponiendo argumentos para sustentar la permanencia en la cabina de mando, del experimentado manager.

En el último programa de Bola Viva, a forma de pincelada, el comentarista deportivo Hernández Luján confirmó la permanencia de Miguel Borroto al frente de la tropa del Camagüey. Esto fue una inesperada noticia en medio de tanto silencio, y rápidamente se activaron las alarmas, las luces, y se despertó el espíritu beisbolero en Camagüey, que permanecía en una invernal hibernacion.

Pero rápidamente, la alta dirección del béisbol en la provincia, aclaró que aún no había nada decidido con el tema de la posible permanencia del Jerarca.

 “Hasta el momento Borroto se mantiene como manager, pero estamos concluyendo un proceso de análisis que podría arrojar cambios. Estamos trabajando para que la próxima temporada el equipo cuente con un mando capaz de clasificar a postemporada. Próximamente haremos el anuncio oficial en esta página”, declaró Duniesky Pacheco, Comisionado Provincial. 

Una vez más se logra apreciar como queda en punto de duda la veracidad de algunos de nuestros programas deportivos, a nivel nacional, supuestamente con el dominio de la información seria y precisa. Aquella que no sea desmentida en apenas minutos.

Sin embargo, vea usted… Gracias a esa contradicción, han vuelto a encenderse las hogueras de un fuego que duerme, pero nunca se apaga. A partir de ahora, comienza un nuevo capítulo de enigmas y polémicas, un incipiente e interesante debate.

En algunos medios nacionales, de manera extraoficial, se habla de Borroto como el timonel del equipo Cuba rumbo al próximo evento internacional donde ha sido invitado nuestra selección nacional. Y resulta interesante cuando nos percatamos que pudiera suceder la paradoja de verlo al frente del equipo Cuba, y separado del equipo Camagüey tras la reunión de todos los factores que pondrán su criterio en la mesa de votaciones. 

Sigue la polémica acerca del tema más apasionante en el ámbito beisbolero local. Con detractores y seguidores, el Jerarca se enfrenta al nuevo reto de esperar por un análisis de su actuación en la pasada 60 Serie de los Toros, que aún se mantiene viva para otros equipos , y que así, para que de ese encuentro, dependa su destino al frente del plantel Camagüeyano. 

Su saldo positivo, pero insuficiente para la clasificación, de 41 victorias y 34 derrotas, pende como una espada de Damocles sobre su cabeza, y no haber alcanzado 2 víctorias más, si han sido suficientes para que a estas alturas, el destino de quienes guiarán los hilos de Los Toros en la 61 serie, aún esté por definirse. 

De la misma manera que se ha demostrado lo obsoleto del exceso de toques de bolas, en los escenarios de nuestro pasatiempo nacional, ha quedado evidenciado que los cambios de mentores, año tras año, como salida a los fracasos, se ha trastocado en problemas más que en soluciones. 

Pero esa decisión le corresponde a los entendidos en la materia, a los expertos en el veleidoso mundo de las bolas y los strikes. 

Mientras el concilio se inclina por definir el rumbo que tomará la nave de Los Toros, los seguidores continuaremos entre conjeturas, polémicas… Y el eterno sueño de algún día, levantar el trofeo.

%d