En comentarios anteriores he querido sensibilizar la importancia del lanzador, y como siempre he dicho: “el béisbol es la sociedad misma, las manifestaciones que afrontamos en la vida también las podemos ver en el béisbol” 

Quiero hoy llevarla a la música, y compararla con el lanzador. 

El lanzador es el compositor, es el arreglista, le da sintonía al juego, es el cantante que intercambia su voz con todo los músicos. Es la parte más transparente del grupo, el que más cerca del público está pues anima con su habilidad vocal la alegría del público. El lanzador en el terreno de pelota tiene la misma responsabilidad. 

El lanzador es un solo de piano, de trompeta, de guitarra , de batería, de bongó. Sin la habilidad práctica para arremeter ese protagonismo, el juego pierde VITALIDAD. Se hace necesario practicar mucho para mejorar el control. Cuando un lanzador no da strikes, entristece a su defensa, la hace más vulnerable. Es lo mismo que un grupo musical. Si su música no es buena y alegre, el público no se mueve. Eso mismo le sucede al respetable cuando un lanzador no hace su trabajo intelectual de la mejor manera. Su público se siente desamparado e inseguro. Hoy  a esa intelectualidad le llaman “comandos  de PITCHEO”. 

Yo simplemente le voy a nombrar “selección de envíos”. 

Debido a un estudio previo de mesa, igual que hace el músico cuando va a ensayar, deberá ser un inconforme y tener una mentalidad que jamás se detendrá.  Hoy debe ser mejor que ayer, y mañana mejor que hoy. Esas metas lo harán superarse constantemente, para tener buena música encima del box. 

Para terminar quiero homenajear a un grande del béisbol : José Miguel Pineda. 

Cuando el lanzador de turno terminaba su calentamiento, Pineda le preguntaba a Juan Castro : 

– “Juanito, cómo está el cantante?” 

Y Juan le decía: – “Conde, muy bien”. 

Y Pineda respondía sonriendo:   – “Entonces hoy baila todo el mundo en las gradas.”

6 comentarios en «El lanzador y la música»
  1. El beisbol es arte. No solo es música. Puede trocarse en poesía, en teatro.
    El beisbol tiene alma propia. Y a mí, más que música, se me da a danza… necesita la coordinación de un Grand Pas de Quatre, la delicadeza de un arabesque, necesita de un argumento, escenografía, vestuario, luces y una coreografía. Aunque, claro, cuando hablas de mis Toros, me lanzo a una rumba deliciosa, y quien quita: a una rueda de casino.

    1. José Manuel Cortina ha sido uno de los grandes conocedores del arte del pitcheo de todos los tiempos en nuestro país. Ha sido formador de varias generaciones y de lanzadores que han tocado la cima en el mundo del béisbol tanto a nivel nacional como internacional.
      Consideramos que ha sido una persona que se ha movido en el anonimato toda una vida y que su labor y consagración a nuestro pasatiempo nacional no ha sido premiada de la debida manera. Hoy transita por su séptima década de vida y aún sigue aportando y llevando sus conocimientos a cualquier lugar donde sean convocados.
      GRACIAS CORTINA !!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.