La presencia de atletas de otras provincias en las nóminas de los equipos que intervienen en las más recientes Series Nacionales es algo habitual por estos días. Tal es así, que en la última selección agramontina que se dio a conocer en días recientes, intervienen atletas que previamente representaron a otras cuatro provincias del país (Pinar del Río, La Habana, Granma y Santiago de Cuba) y que ahora vestirán la franela de los Toros en la Serie 61.

Sin embargo, si miramos con lupa esta plantilla hay otra provincia que está siendo representada dentro del plantel agramontino y fue la encargada de recibir la llegada a este mundo del estelar jardinero y primera base de los Toros Leslie Anderson (Lele), quien nació en Guantánamo, tierra de caciques y de béisbol, aunque como todos sabemos se inició y desarrolló como atleta en la provincia de Camagüey.

Con el anuncio hecho en nuestro canal de YouTube por Lele de que esta sería su última Serie Nacional, pudiéramos decir que se cierra el segundo ciclo (1974 – 1993 y 1998 – 2022) que incluye a cuatro peloteros nacidos en Guantánamo y que han vestido la camiseta de los Toros en Series Nacionales. Con la característica de que tres de ellos jugaron toda su carrera con la franela agramontina.

Seguidamente les dejo con una breve reseña de estos destacados peloteros nacidos en el Guaso y que orgullosamente pusieron en alto el nombre de nuestra provincia ya sea en torneos nacionales, ligas extranjeras o torneos internacionales en los que nos representaron.

Reinaldo Fernández Fabier fue un jardinero y bateador derecho que representó a los equipos camagüeyanos como cuarto bate la mayor parte de su carrera de 16 Series Nacionales entre 1974 y 1990. Se caracterizó por su gran fuerza al bate donde sobresalen sus 1108 hits, 205 dobles y 212 jonrones, siendo el cuarto slugger en llegar a los 200 jonrones en Series Nacionales por detrás de Antonio Muñoz, Pedro José Rodríguez y Luis Giraldo Casanova, por ese orden.

Fernández cargaba en su espalda con el número 24 y fue convocado a varias preselecciones nacionales y Cuba B entre 1982 y 1987. Fue líder en jonrones en la Nacional 1985 – 1986 con 18 y colíder en la Nacional 1981 – 1982 con 17 y la Selectiva de 1987 con 16. También fue líder en cuadrangulares en el I Torneo José Antonio Huelga celebrado en 1983 con 5. 

Puede ver nuestra entrevista haciendo click aquí.

Alcides Massó Pérez fue un espigado jardinero que tiraba a la derecha pero que bateaba a ambas manos. Debutó en Series Nacionales defendiendo los colores de los Indios del Guaso en el año 1981 y jugó durante 12 Series Nacionales en las que representó en 9 de ellas a los equipos agramontinos.

Massó utilizó el número 19 en su carrera deportiva y se caracterizó por dar conexiones sólidas y ser un gran empujador de carreras por lo que era frecuente verlo en turnos de responsabilidad en la alineación de los Toros de mediado de los 80s y principio de los 90s.

Vicyohandry Odelín Saname no necesita presentación entre los camagüeyanos ya que es para muchos el mejor lanzador agramontino de todos los tiempos. Lanzador derecho que actualmente es el segundo en victorias alcanzadas en la provincia Camagüey con 133, solo superado por las 141 de Gaspar Legón, y quien fuera el principal lanzador de los Toros en la primera década del 2000s.

Se caracterizó por ser un pitcher muy ecuánime y de control que perfeccionó un lanzamiento de rompimiento al que apodaron “el garabato”. Aunque en ocasiones llegó a marcar 93 mph, fueron sus lanzamientos en rompimiento los que más daño hicieron a los bateadores a los que enfrentó.

Odelín representó a Cuba en múltiples eventos internacionales donde destacan sus títulos de campeón olímpico en Atenas 2004 y los mundiales del 2001 y 2003. Utilizó el número 23 a lo largo de 21 Series Nacionales, todas jugadas con Camagüey.  

Puede ver nuestra entrevista haciendo click aquí.

Leslie Anderson Stephes es el único de estos jugadores en activo y debutó con los Toros en el año 2001 dejando una muy buena impresión entre los aficionados camagüeyanos por su valor ofensivo y sus habilidades en la defensa. Es un bateador y defensor zurdo que ha jugado solo 11 Series Nacionales con equipos camagüeyanos hasta la fecha, ya que en el año 2010 decidió escapar de Cuba y probarse en el béisbol organizado.

Formó parte de la organización de MLB de los Tampa Bay Rays del 2010 al 2013. Además, tiene experiencias en la Liga Venezolana de Béisbol (2013), la Liga de Béisbol Japonesa (2014 – 2016) y la Liga Mexicana de Béisbol (2017).

En la Serie Nacional número 59 que se realizó en el año 2019 decidió regresar a Cuba y fue uno de los protagonistas del subcampeonato alcanzado por los Toros ese año. Leslie ya anunció que su número 54 quedará colgado una vez finalizada la 61 Serie Nacional.   

Puede ver nuestra entrevista haciendo click aquí.

2 comentarios en «El último de los caciques»
  1. Reinaldo era HR pero ponchon. Creo que andaba de parqueador de bicicletas en el Candido.
    Masso bateaba mas a la zurda que a la derecha. Sin mas no recuerdo el rumor era que fue a discutirle al catcher Alberto Martinez de Villa Clara cuando este dio HR en el playoff y se toco los berocos al pisar 3B y miro para el banco de Camaguey. Borroto habia apelado que no era elegible para jugar. Quien sabe si esto fue verdad.
    Odelin le tiro su garabato a Ivan Rodriguez para poncharlo en el WBC que le partio la espalda.
    Leslie podria haber jugado en GL. Si hubiera firmado como teenager seguro hubiera llegado.
    En resumen, Camaguey gano y Guantanamo perdio.

    1. Saludos Tito, creo que cerraste con la frase perfecta para resumir este artículo “Camagüey ganó y Guantánamo perdió”. Y si, Reinaldo estuvo en el parqueo de bicicletas del Cándido por muchos años, no se si continua en esa función. La historia de Alberto Martínez la supe por boca de amigos que seguían el béisbol desde temprana edad y me mencionaron esa provocativa actitud del cátcher villaclareño. Odelín punto y aparte con sus logros y Leslie creo que no corrió con la suerte,pero evidentemente pudo llegar porque sus números en ligas menores así lo demuestran.Pienso al igual que tú que estuvo más ligado a su contrato que a su calidad, de hecho, se lo pregunté en la entrevista que me concedió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.