La espera ha acabado. Ni tan siquiera se necesitó llegar al último juego de la subserie Santiago vs La Isla para saber que la suerte estaba echada. Tal vez el certificado de defunción estuvo listo desde la derrota frente a Matanzas en el juego 75, pero nosotros, la fanaticada esperanzada y cabeza dura no iba bajo ningún concepto a aplicarle la eutanasia a nuestro querido equipo. Mientras hubo vida existió esperanza, pero los santiagueros se encargaron de poner las cosas en su lugar y bajarnos de la nube o de la utopía que nos habíamos fabricado.

No es tiempo ahora de buscar un culpable. Ese tema lo hemos debatido durante semanas de espera y de crisis de pandemia.

Ahora toca levantar la mirada y visualizar el futuro. Ponerse a trabajar en función de la venidera serie, aunar esfuerzos para encontrar soluciones y variantes a todos los problemas que dieron al traste con este resultado que deja a todos con un sabor amargo en el paladar pues era sabido que teníamos equipo para más, para MUCHO MÁS.

El proyecto LA COMARCA DE LOS TOROS se compromete con todos nuestros seguidores y pueblo agramontino en general en darle seguimiento y cobertura a nuestra serie provincial, seguir a las jóvenes figuras que vienen despuntando en el contexto del béisbol camagüeyano, informarle acerca de nuestros peloteros que cumplen contrato en ligas foráneas y los que desde hace años viven en otras latitudes sin renunciar a sus raíces e idiosincrasia.

Si se logra dar el tan ansiado jaque mate a la COVID-19 la serie 61 comenzará en el mes de agosto y una vez más los apasionados de la pelota, esos mismos que hoy juran dejar la pasión a una lado, volveremos a soñar juntos porque afortunadamente soñar no cuesta nada (al menos por ahora) y porque como dijera el poeta – ¿quién dijo que el mundo se quedó sin utopias? – 

 

 

%d