Hace aproximadamente un año, los TOROS de Camagüey eran la comidilla nacional. La razón? Muy sencilla, acababan de barrer a los Industriales de la capital.

Los Industriales, multicampeones… Han sido muy odiados por parte de la afición cubana. Cada uno de esos aficionados, con sus motivos. Algunos de esos motivos, los más raros de la vida.

Pero el cubano es así, apasionado hasta la médula, y en el béisbol, las pasiones hierven.

Por eso Camagüey, fue un equipo querido. Muchos se solidarizaron con los TOROS. Se escuchaban los argumentos.

“Se merecen ganar, juegan con mucha alegría”, “Tienen que ser campeones, se lo merecen por barrer a los Leones” o incluso : “Si, pobrecitos…tantos años sin ganar un campeonato”.

No estoy seguro si la mayoría apoyaba a Matanzas o quería ver coronados a LOS TOROS. Pero sin dudas, Camagüey fue un equipo querido.

Pero llegó la 60 SERIE NACIONAL.

Los Camagüeyanos ya soñaban en grande, y ya se hablaba en un tono de voz más alto en los vestidores de LOS TOROS.

En todos los análisis, si había un Camagüeyano, se pavoneaba de su equipo y de su director BORROTO.

Dos millones de habaneros y otros tantos Industrialistas, le pedían la cabeza a todo lo que oliera a Tinajón. Ciego de Avila seguía sin superar el año 1998 y el juego de la Palmita. Los tuneros, no olvidarían nunca la remontada del 2016, en el comodín. En Matanzas, nadie entiende ni tolera que no sea FERRER el manager del Cuba.En el Yayabo y en Santiago, hay algunos dolidos, porque no les gustó para nada la palabra “Pichercito”, y en Cienfuegos, la palabra “segundita”, fue una ofrenda al nuevo prodigio sureño. 

Miguel Borroto ha sido menos popular desde que no pudo cumplir en el premier, y desde que logró llevar a LOS TOROS a la gran final. 

Hoy, equipos como Cienfuegos, Pinar, Sancti Spiritus y Granma ansían obtener buenos refuerzos para aspirar al trono. Muchos de ellos, los mejores, los tiene Camagüey. Sin ser muy inteligentes, es fácil adivinar que en las cuentas matemáticas, muchos quieren que Camagüey quede fuera de la fiesta… El botín que representan Madan, Yariel, Ayala, Samón, Anderson, Cousín, José Ramón Rodríguez y Chapellí… Es codiciado.

Otros, como Bravo, Moa, Luis González, y hasta un buen receptor, son peloteros que cualquier equipo pudiera solicitar.

Para rebosar la copa, también algunos coterraneos, algunos paisanos del apacible Camagüey, en franca embestida, le piden a los dioses del béisbol que nos terminen de sepultar, para que así, peloteros y directivos aprendan la lección. 

Se alinean los astros, los Gurús trabajan mucho por estos días, y poco a poco se aclara el cielo para Vegueros, Leones y Avispas.

Sobran los motivos para que seamos  muy pocos los que queremos ver a nuestro equipo en la postemporada.

Pero su presencia no depende del buen deseo o de las malas vibras. Depende de no haber dado el golpe de autoridad suficiente, a pesar de las 41 víctorias, el saldo positivo, la COVID entre los equipos y la madre de los tomates.

No bastan las cuentas matemáticas, las velas, la letra del año, los rezos y los calderos en el congelador. Todo es cuestión del tiempo.

2 comentarios en «Toros: Entre besos y balas»
  1. Si, Campeòn… no somos pocos los que queremos a Los Toros en la postemporada, somos muchos. Y no dependerà de ello, pero ahì estàn en la gabeta: las velas, el rosario y hasta una virgencita… Todo es poco.
    Con el corazòn, siempre con el corazòn.

  2. Si eres un equipo de cualquier deporte y te haces llamar TOROS y quieres ser campeón debes actuar como TORO, no como vaca, aquí el orden si altera el resultado. Yariel Rodriguez no es elegible de refuerzo, digo si no cambian las reglas, en ellas esta claro si tu equipo no clasifica te vas a Japón. De hecho es eso lo que le conviene a Yariel, nada de ir a defender a SSP que sera el 1ro en pedir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.