Ya se escucha el rugir de los motores en pleno calentamiento en cada estadio del país, todos preparándose para la larga carrera de la venidera 61 Serie Nacional.

En el cuartel general de Los Toros de la Llanura, se ha hecho un alto en el camino. La Covid 19 y otros motivos han aplazado el reinicio de los entrenamientos para el próximo 8 de junio.

Uno de los lanzadores llamados a crecer para esta 61 serie del béisbol cubano, está luchando contra su primer bateador en el cajón de bateo, y estamos seguros que logrará retirarlo en un cómodo rolling al box. Sus compañeros esperan desde las gradas que todo esté en orden, para salir una vez más al terreno de juego.

Se escuchan a lo lejos, anuncios de intervenciones quirúrgicas para los brazos lastimados de Arbelio Quiroz y Carlos Pérez, como tratamiento definitivo a sus dolencias, pero aún no se ha dicho la última palabra. Mientras tanto, se ha visto con agrado como otros candidatos buscan con fuerza llegar al firmamento de los Toros.

Cerca de 18 serpentineros se sentían seguros entrenando en las mañanas del Cándido González, por su parte, otros 9 novatos, con intenciones de subir a lo más alto, mostraban sus armas en las tardes sofocantes del coloso camagüeyano.
Para el día 8, habrá una fusión de ambos grupo de lanzadores. Se suman a la fiesta, algunos noveles que han mostrado credenciales para dar el paso definitivo.

Nombres como Enmanuel Moya, Mario Marzo y Yumaikel Macola, se mencionan entre las nuevas caras de los pitchers para los entrenamientos primaverales.

Dos vueltabajeros, traídos a esta tierra de tinajones, de la mano de Pedro Luis Lazo, se ven con condiciones para integrarse a los Toros en esta Serie 61. Ya los pinareños identifican a Camagüey como su segundo terruño pues son varios los nombres de vegueros que hemos tenido entre nuestros peloteros.

Un caso excepcional es el de Andrés González Ponce, hijo del otrora toletero de los Guerreros de Minas Gonzalo González. Andrés es un pitcher que tuvo logros significativos en su carrera deportiva en categorías inferiores, pero tomó la decisión de colgar su guante para comenzar estudios universitarios. Hoy, hecho todo un profesional de la salud médica cubana, retoma el sueño de integrar el equipo de sus amores y aportar resultados positivos a la causa camagüeyana.

Este pitcher zurdo de 25 años, ya sabe lo que es ser campeón nacional en las categorías 15-16 en los años 2010 y 2011.

Con 1.80 de estatura y 85 kgs de peso, Andrés González Ponce logró 12 victorias y sólo sufrió 2 derrotas en sus últimas 3 campañas (2012-2014), llegando a promediar 1.83 como PCL en el 2012 que junto a excelente foja de 7-1 lo llevaron a estar entre los 5 primeros abridores del país. Todos estos números los estampó en la categoría cadete (15-16 años).

Muchos son los guerreros que hoy se quieren sumar al grupo de los Toros. Fuerte se escucha el sonido de los tambores anunciando renovación y tenacidad en un staff de lanzadores donde muy pocos nombres están grabados en piedra.

A partir del próximo 8 de junio, se pronostican fuertes vientos en los entrenamientos del Cándido agramontino, en el comienzo de una temporada ciclónica, que entre Toros, fanáticos y analistas se avisora intensa y cautivadora.

Reserve su asiento y póngase cómodo querido aficionado: Lo mejor está por comenzar.

2 comentarios en «Las nuevas caras del pitcheo agramontino»
  1. Hola, estamos seguros que nuestros muchachos darán todo,y una vez más se enaltecera la estirpe de los agramontes, pero esta vez dentro de nuestro estadio Cándido González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.