En un partido tenso en los finales la escuadra de Camagüey volvió a salir por la puerta estrecha al caer derrotada ante su similar de Cienfuegos con marcador final de ocho carreras por siete (8 – 7).

Sobre este partido hay tela por donde cortar pues la victoria para el conjunto agramontino estuvo al doblar de la esquina y en los momentos cruciales no llegó el batazo oportuno, no se extrajo a un lanzador totalmente descontrolado y sorprenden en base a un corredor que representaba el virtual empate en el noveno episodio.

Al igual que en el juego anterior el pitcheo abridor no pudo hacerse justicia y el importado lanzador pinareño Pedro Luis Guzmán tuvo que irse a las duchas después de haber lanzado solamente 3.1 entradas donde le conectaron seis (6) imparables, regaló cuatro (4) boletos de libre tránsito y soportó cinco (5) carreras limpias.

A su rescate vino el habanero Javier del Pino quien permaneció en el box por espacio de 2.2 entradas en las que admitió una carrera limpia, soportando par de incogibles y concediendo una base por bolas.

Camagüey logró emparejar las acciones en el tercer capítulo gracias a doblete de Jorge Alvarez, sencillo de Luis González Azcuy y biangular de Yordanis Samón. Un momento crucial para los nuestros aconteció en la cuarta entrada cuando se lograron llenar las bases sin la sombra de un out en el pizarrón, pero para infortunio de los nuestros ni Liván Amaro, ni Eglis Eugellés ni la Pólvora Alvarez pudieron impulsar carrera alguna.

Ambos equipos lograron marcar una anotación en el llamado inning de la suerte para hacer que la pizarra reflejase un marcador de (6 – 3). Ya para el octavo inning los agramontinos se pegan en el marcador fabricando otra anotación (6 – 4), pero nuevamente el pitcheo de relevo hizo trizas toda esperanza cuando el ex-industrialista Julio Raizán Montesinos fue incapaz de frenar la ofensiva de los paquidermos debido a su notable descontrol. Después de dos (2) boletos consecutivos (era el momento perfecto para extraerlo del box) y meterse en conteo desfavorable con el siguiente bateador sirvió un lanzamiento noble y al centro para que con la casa llena un elefante experimentado como Pavel Quesada le empujara par de anotaciones que movían el score (8 – 4) dejándole una oportunidad a los nuestros para la épica remontada. Al final la actuación de Montesinos se resumió a solo 1.2 entrada lanzada, donde soportó dos incogibles y obsequió a los rivales cuatro (4) transferencias gratuitas. De sacar el último out del inning se encargó el novato Luis Mario Macías que dominó al bateador en inofensivo elevado a la pradera izquierda.

Así llegó la novena entrada que inició Luis González Azcuy con infield hit por la posición del campocorto, dejando la escena servida para que el Bombardero de la Llanura, Yordanis Samón, disparara largo cuadrangular que acercaba a los Toros en el pizarra. Posteriormente Leslie Anderson anclaba en la inicial sacudiendo cohete a campo de nadie y Alexander Ayala lo emulaba aprovechando el descontrol del lanzador sureño.

Con la carrera del empate en las piernas del Ciclón camagüeyano y la entrada inmaculada en lo que a retirados se refiere sucedió lo insólito. Un viraje efectivo del lanzador y Ayala es sorprendido en la inicial cediendo el importante out 25 y enfriando los corazones de todos los que abogamos por la remontada. Para mantener el suspenso y añadirle dramatismo al final Leonel Moas Jr. disparó un doblete entre left y center que trajo la séptima anotación agramontina y el empate se colocaba a 180 pies del home plate, pero solo terminó siendo una amenaza pues el emergente Luis Enrique Gómez elevó al jardín derecho (Moas hizo un pisa y corre suicida hasta tercera base) y Yosbel Pérez cedió el out 27 con un línea bombeada a manos del torpedero.

Así llegó la sexta (6) derrota de la escuadra camagüeyana que sigue sin encontrar el rumbo y haciendo desesperar a los parciales y la fanaticada que ya pide a gritos una reacción de la manada.

Hoy la ofensiva produjo con más de libertad, al punto de conectar quince (15) inatrapables, pero en par de ocasiones con las bases congestionadas y sin outs no llegó la conexión que sirviera para darle un vuelco al marcador. La defensa se comportó de manera hermética y nuevamente el pitcheo queda en deuda al ser bateado con libertad (30 – 10 = .333) y regalar la alarmante cifra de nueve (9) boletos y un (1) deadball en ocho (8) entradas de actuación.

Un llamado a la dirección de no dejar en la lomita a lanzadores que se hayan divorciado de la zona de strike. Sabemos que existe el voto de confianza para el atleta, pero creemos que par de boletos consecutivos y comenzar debajo frente a un bateador son razones de peso para extraer del montículo al serpentinero en turno. Mucho más cuando el partido está cerrado y están latentes las opciones de victoria. No queda otra que probar y experimentar con todo el cuerpo de lanzadores y no dejar que se masacre a un lanzador que no tiene nada que ofrecer en la colina de los lamentos.

Mañana… siempre hay un mañana y a la tropa de Miguel Borroto le urge salir al terreno del 5 de septiembre con el único fin de evitar la barrida para después refugiarse en el Cándido González y allí tratar de escalar posiciones jugando de local alentados por su afición.

4 comentarios en «Nada le sale bien a Camagüey y llega la sexta derrota de la contienda.»
  1. Esta temporada Guantanamo la tendrá difícil, deberá esforzarse bastante para sacar a Camaguey del sótano donde ahora comulga cómodamente. Arriba Guantanamo que si se puede. ???

    1. No se pesimista apoye al equipo en los buenos y malos momentos antes de ganar hay que aprender a perder esa un virtud, esperemos como acoto Dublín se les de canses a todo el staff para dar con la fórmula del éxito, mil gracias por su cobertura a la actualidad del equipo ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.