Los Toros de la Llanura lograron emparejar la serie frente a los Alazanes granmenses, en un bonito y emocionante juego de béisbol que concluyó 2 – 1 y que no vio su definición hasta el final de la novena entrada cuando los aficionados asistentes al parque Cándido González brincaron de emoción para celebrar la conexión extraviada del capitán Alexander Ayala, uno de los héroes del encuentro y que puso punto final a las acciones.

Pero si de buenas actuaciones vamos a hablar, no puedo dejar de mencionar la labor montícular del derecho Juan Sebastián Contreras quien al parecer en esta serie está dispuesto a dar el salto de calidad que de él se espera al punto que con la victoria de hoy, la cuarta (4) en esta serie, iguala el número de victorias alcanzas en las cuatro Series Nacionales en las que había participado antes de la 61 Serie. 

El derecho de Altagracia se vistió de gala esta tarde y lanzó las nueve entradas al conjunto visitante en las que recibió apenas seis hits y otorgó un solo boleto, muestra del control con el que se presentó, recetando además nueve (9) ponches al conjunto rival. La única carrera que permitió Contreras en el encuentro fue sucia, ya que en ella intervino un error en tiro del antesalista Luis Gómez quien se presentó errático a la defensa por segundo día consecutivo.

Desde la otra trinchera vale la pena destacar la actuación del zurdo Yunier Castillo (6.0INN, 1CL, 4H, 4K, 3BB), quien mantuvo en un puño a los agramontinos hasta el sexto capítulo cuando abriendo inning el jardinero central Leonel Moas Jr. le conectó un largo jonrón por el jardín izquierdo que le dio inauguración al casillero de las carreras en el encuentro.

Sebastían Contreras, quien estuvo dominante durante casi todo el partido solo se vio en problemas serios en la octava entrada cuando el emergente Pedro Almeida tocó la bola abriendo inning y luego del ya mencionado error del antesalista Gómez en tiro se coló en la segunda almohada. El tercer hit de la tarde del hombre proa David Tamayo, colocaría hombres en las esquinas que hacía pensar que lo peor estaba por llegar, pero lo que llegó fue un salvador doble play que permitió a los visitantes el empate a uno (1 – 1), pero a su vez disipó todas las amenazas contra los agramontinos. 

En la conclusión del octavo Camagüey amenazó y llegó a tener dos hombres en circulación con un out, pero una vez más el batazo oportuno no llegó y tanto Luis Gómez como su tocayo Azcuy fueron dominados. 

La escena quedaba lista para el noveno donde Juan Sebastián retiró sin problemas a los granmenses y Borroto tomó la decisión de sustituir a Téllez por Cardosa, cambio que realmente pensé se haría en la octava entrada por González Azcuy quien está pasando por uno de sus peores momentos ofensivos (hoy de 4 – 0). Cardosa logra conectar de hit y Borroto como ya es costumbre, aunque está vez con más razón, ordena el sacrificio de Thompson, pero una cosa es querer y otra es poder y la jugada terminó con un forzado en segunda y un out regalado a los rivales. 

Otro emergente vino por Jorge Álvarez, el capitalino Asniel Fonseca, que se coló en primera por indiscutible al izquierdo y llevó a segunda la carrera del gane que fue traída hasta el plato por conexión de Ayala a los jardines con dos out ya en el pizarrón. 

Independientemente del triunfo de hoy me quedo con varias cosas que me gustaría señalar. La primera de ellas es la manera plana en la que se está dirigiendo en esta serie a la selección agramontina, en la que prácticamente no se explotan opciones o posibilidades de sorprender y la mayoría de las acciones que se toman son prácticamente la jugada cantada del libro. Creo que arriesgar y sobre todo sorprender al equipo rival es más útil que hacer “lo que se cae de la mata” como vulgarmente decimos. La jugada de bateo y corrido, el robo de bases (con los jugadores que se pueda) y el toque sorpresa para embasarse (como hizo Granma en el 8vo), son opciones que prácticamente hemos descartado del manual de dirección.

La otra cosa que me llamó la atención fue que en el final del encuentro cuando estábamos ganando no se hicieron cambios a la defensa, sobre todo en aquellas posiciones donde juegan los “no naturales”. Es archiconocido que estos juegos cerrados se deciden por un batazo o por un error y aunque al final obtuvimos la victoria, no es menos cierto que hoy los dos “improvisados” fallaron a la defensa, costando carrera una de esas pifias, entonces ¿por qué ponerles más presión a esos atletas si en definitiva “La Pólvora” fue sustituido para batear en el noveno? 

Para mañana está pactada la última jornada de esta subserie que va a definir quién es el ganador de la misma y que además nos podría poner en zona de clasificación en caso de salir victoriosos. Pedro Luis Guzmán o José Ramón Rodríguez pudieran ser las opciones del Jerarca para lograr esa victoria. 

3 comentarios en «Nuevamente Contreras, el Contreras que todos esperábamos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.