El estadio Cándido González volvía a la actividad hace unas semanas cuando sus puertas se abrieron y el terreno albergó a un concentrado de lanzadores que batallaban por hacer el grado para la venidera Serie Nacional.

Lamentablemente un caso positivo de COVID-19 hizo que la preparación se pospusiera para el mes de junio.

Entre las caras nuevas sobresalían dos serpentineros provenientes de la más occidental de las provincias que fueron reclutados por Pedro Luis Lazo. Uno de ellos con el pedegrí de haber participado con anterioridad en nuestras lides domésticas.

¿Quiénes son estos lanzadores y cuánto pudieran aportar a la causa agramontina?

Aquí le brindamos una breve reseña de ambos monticulistas.

PEDRO LUIS GUZMAN tiene en su hoja de servicios el haber participado en siete (7) temporadas vistiendo la franela de Pinar del Río, Matanzas e Isla de la Juventud.

Su debut se produjo en la Serie 50 con la selección pativerde en la cual se mantuvo por espacio de dos (2) temporadas para después enfilar el rumbo a tierras yumurinas y convertirse en cocodrilo en la temporada 2013-2014. 

Sus cuatro (4) últimas campañas las jugó vistiendo la casaca de los piratas (2014-2018). Fue en la Isla de la Juventud donde dejó sus mayores prestaciones al lanzar más de setenta (70) partidos.

Sus números no son para nada de otra galaxia pues su promedio de carreras limpias (PCL) es superior a 4.50 y los rivales le han bateado por encima de .300.

Después de tres (3) temporadas de inactividad en competiciones a nivel nacional pretende reverdecer laureles si consigue atraer la atención de Pedro Luis Lazo y Edilberto Serrano, los preparadores de pitcheo de la escuadra camagüeyana.

ARIEL BORREGO no cuenta con el palmarés de Guzmán, pero posee condiciones para luchar por un cupo en el staff de lanzadores de los Toros de la Llanura.

Dueño de una recta que roza las ochenta y siete (87) millas que muchos consideran que con el entrenamiento y la metodología pertinente puede aumentar significativamente. Entre sus lanzamientos de rompimiento destaca la sinker y el dominio del cambio de bola. Mientras tanto se enfoca en incorporar la curva y trabajar en su control, algo fundamental para lograr buenos dividendos.

El tiempo y el terreno se encargarán de dictaminar si estos dos vueltabajeros se convierten en Toros y aportan a la causa de la nave que dirige Miguel Borroto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.