La pregunta que da título a este trabajo se antoja un tanto polémica y da rienda suelta a la imaginación y sobre todo a la preferencia de cada uno de los fieles seguidores del equipo Camagüey.

La dirección del conjunto tiene un agradable dolor de cabeza a la hora de escoger al jugador que el día inaugural calce los arreos y se encargue de dirigir el pitcheo agramontino.

La lógica indica que Luis Enrique Gómez tiene la mayoría de las papeletas a su favor para ser el elegido pues en la serie pasada aprovechó con creces las oportunidades que terminaron abriéndole las puertas de la preselección nacional.

Sus habilidades defensivas y la ostensible mejoría que experimentó en términos ofensivos lo colocan en franca ventaja con el resto de los candidatos.

Entre tanto, Yendri Téllez espera su momento y obviamente que está dispuesto a recuperar el espacio que dejó vacante al tener que lidiar con lesiones que lo apartaron del juego diario y que le hicieron mermar su rendimiento.

No puede quedar en el olvido su excelente Serie 59 donde fue titular indiscutido de la posición, guiando al pitcheo hasta el play off final donde cedimos 2-4 frente a las huestes yumurinas.

Ese performance lo llevó a estar en el equipo Cuba que disputaría el boleto olímpico y que debió desempacar maletas a causa de la funesta pandemia que sigue golpeando a todo el planeta.

Habría que observar la puesta en forma de Téllez pues de recuperar su máximo nivel activaría las alarmas de los que diseñan la alineación para cada juego.

Por último tenemos a Jorge ¨ La Pólvora ¨ Alvarez que bien pudiese hacer valer la cita bíblica – los últimos serán los primeros – pues con ese temperamento explosivo y su siempre disposición para jugar a la pelota cautiva a técnicos y entendidos.

Poseedor de excelentes atributos defensivos y una entrega total que le ha ayudado a mejorar su forma atlética, este inteligente y joseador pelotero siempre está expectante al más mínimo chance para demostrar su valía dentro del terreno de juego.

El concentrado de la preselección agramontina, los meses de entrenamiento y las confrontaciones dirán la última palabra. Lo que sí podemos sentirnos tranquilos y orgullosos pues si una posición tiene garantizada la calidad y el relevo, esa es la receptoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.