El equipo de los Toros de la Llanura logró este martes una importante victoria frente a los Cocodrilos de Matanzas, en choque efectuado en el estadio Cándido González y que terminó con un marcador final de 6 – 5.

Queda todavía fresca en la memoria de muchos camagüeyanos y yumurinos la final efectuada hace apenas dos años entre estos dos conjuntos, y quizás por esa razón, las subseries frente a los matanceros tienen un valor adicional a cualquier otra, pues la competitividad y las ganas de aquellos días al parecer tiene sus resacas todavía.

Así quedó demostrado en este duelo donde ninguno de los dos abridores, Noelvis Entenza por Matanzas y Juan Sebastián Contreras por Camagüey, se fueron con decisión en el encuentro donde al final los relevistas Angel Luis Márquez y Carlos Álvarez se repartieron el triunfo y el revés respectivamente. 

Matanza abrió impetuoso en el partido marcando anotaciones en la primera entrada por hit impulsor de Jefferson Delgado, y en la segunda con soberbia conexión de Yariel Duque que no encontró espacio en los límites del Cándido y se fue más allá de los 358 pies del jardín derecho, decretando el 2 – 0 en la pizarra.

Camagüey llenó las bases en el final del segundo con un out y algo muy poco común ocurrió. Luego de un profundo elevado de Yendry Téllez por el center field que serviría para avanzar al más lento de los corredores, Asniel Fonseca desde la inicial corrió sin percatarse que la bola estaba dentro del estadio y al pisar segunda y no re-pisar luego provocó que la jugada se convirtiera en doble play. Una reclamación hecha luego por Matanzas hizo que la anotación desde tercera de Luis González Azcuy fuera borrada de la pizarra y en definitiva los agramontinos se fueron en blanco en esa entrada.

Un inning después los Toros lograrían empatar 2 – 2 gracias al triple de Jorge Álvarez “La Pólvora”, rolling impulsor por el cuadro de Yanmichel Flores y otras dos sólidas conexiones, hit de Leonel Moas Jr. y doble remolcador del veterano Alexander Ayala.

Así se mantuvo el abrazo hasta la sexta entrada cuando Sebastián Contreras obligó al primer hombre del inning Jefferson Delgado a roletear por tercera, pero el inicialista Fonseca no pudo retener la bola y finalmente se anotó el hit. Dos boletos consecutivos llenaron las bases sin out y todo pareciera que nuestro abridor saltaría del box, pero el alto mando de Camagüey optó por dejarlo y luego de retirar a Andrys Pérez en elevado que se convirtió en fly de sacrificio, boleó al siguiente bateador, Julio César González, y soportó cañonazo de Yadil Mujica que lo hizo salir del encuentro dejando la casa llena y marcador de 4 – 2 favorable a los subcampeones nacionales.

Javier Del Pino retiró al único hombre al que enfrentó, el zurdo Ariel Sánchez, en roletazo por el cuadro que sirvió para forzar en segunda y que entrara la tercera (3) del inning y quinta (5) para los matanceros. La entrada finalmente la cerró el derecho Angel Luis Márquez dominando a Yadir Drake en conexión por el cuadro.

Los Toros ripostaron en el final de ese mismo capítulo con sencillos de Samón, Luis Gómez y Asniel Fonseca que pusieron el juego 5 – 3. Yendry Téllez negoció el boleto y esto hizo saltar del montículo a Entenza para cederle la bola al relevista Carlos Álvarez, quien dominó a la Pólvora por la vía de los strikes, pero luego regaló boleto al emergente Jorge Cardosa, que sin sudar empujó la cuarta de los de casa (5 – 4) antes de que Moas Jr. cediera el tercer out de la entrada.

Un inning después el capitán Ayala abriría la entrada con cañonazo al centro y Camagüey ejecutó una jugada de bateo y corrido con Yordanis Samón que salió a la perfección y puso hombres en las esquinas. 

Un alto aquí para destacar que estas son las jugadas que tanto hemos mencionado en este espacio se pueden hacer para evitar el doble play y además, abrir espacios en el terreno que permita que conexiones que en otras circunstancias son de frente pasen a los jardines como sucedió en esta ocasión. Esperemos que no haya sido un espejismo y que se mantengan en el accionar de los Toros por encima de la ya desgastada jugada del toque de bola.

Luis Gómez sería el encargado de traer el empate a cinco (5) con doble al izquierdo y con la casa llena, ni Yendry Téllez, ni Jorge Álvarez pudieron aprovechar para poner delante a los Toros.

Angel Luis Márquez seguiría su excelente actuación aguantando a la poderosa batería de los Cocodrilos en la octava y los Toros no desaprovecharon un triple de Moas Jr. y un oportuno hit de González Azcuy cerrando ese episodio para tomar el mando 6 – 5.

A paso de conga el importado Márquez cerró la novena entrada y con ella los agramontinos alcanzaron una peleada victoria, en la que hoy dieron una cara diferente en el terreno intentando jugadas como el corrido y bateo y el robo de bases que parecían extinguidas por los predios de la llanura.

Vale la pena destacar que en el choque de hoy el entrenador Mario Leonel Moas, quien está al mando del conjunto Camagüey, pues el mánager Miguel Borroto está recibiendo tratamiento en una de sus piernas que lo mantiene imposibilitado de caminar, fue expulsado del encuentro cuando pidió tiempo y se dirigió al árbitro principal indagando sobre la zona de strike utilizada por él. Por lo visto en ese momento la forma del mentor sustituto fue la correcta y muchos no entendimos la manera tan radical utilizada por el hombre que impartía justicia detrás del home. 

Para mañana estos dos conjuntos tiene prevista su segunda presentación en el coliseo de la Avenida 26 a partir de la 1:00 PM y teniendo en cuenta el partido de hoy, estamos seguros de que ambos conjuntos saldrán a la grama a dar un digno espectáculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.